Monthly Archives: agosto 2017

Distintos formatos de consumo

La producción del café continúa creciendo hasta convertirse, ya en la actualidad, un estilo de vida para el consumidor. Esta bebida protagoniza el segundo puesto en la lista de las bebidas más consumidas del mundo y no es tan fácil de producir.

El coffea se caracteriza por ser el género más importante dentro de la familia de la gardenia debido a su importancia en el mercado y la rentabilidad económica de este. Pero dentro del coffea se pueden encontrar más de 20 especies y todas ellas provienen del África tropical y de islas contadas en el Océano Indico, donde resalta Madagascar.

Entre todas las especies, las más importantes y conocidas dentro del sector industrial serían la Arábica, Robusta y Libérica  entre los distintos formatos  más comunes se distingue el café verde en grano, el café en grano tostado, el café molido, el café instantáneo y las cápsulas de café compatibles y originales.

  • Café verde en grano: Este café es el grano natural, sin tostar, por lo que no se puede consumir hasta después del tueste.

 

El sabor de cualquier café dependerá de este proceso, hay diferentes tipos de tuestes y cada uno tiene un tiempo y una temperatura.

 

  • Café en grano tostado: Una vez tostado, solo quedará moler para poder prepararlo y cabe señalar que el sabor del café final también dependerá del grano molido (más o menos fino).

 

  • Café instantáneo: son todos aquellos que solo necesitarán agua caliente para poder ser consumidos, es uno de los métodos más fáciles junto con las cápsulas de café compatibles y originales.

 

  • Cápsulas de café: Este es el sistema más novedoso actualmente. Se caracteriza por ser dosis exactas de café, con lo que, se puede controlar la cantidad, su fácil uso y su ahorro económico para el consumidor. El único inconveniente es que todas ellas dependerán del tipo de cafetera que se tenga, a no ser que se compren cápsulas de café compatibles, las cuales, se podrán utilizar en todas las cafeteras sean de la marca que sean.

Café certificados: Rainforest, UTZ y Fairtrade

Los cafés certificados son una tendencia notable en la actualidad, los cuales representan beneficios económicos, sociales y medio ambientales, además de redundar en una mejor calidad del producto para el consumidor. De esta manera, todos los cafés certificados van enfocados a alcanzar la sustentabilidad.

En todas las certificaciones se encargarán de inspeccionar y vigilar las prácticas de cultivo, su proceso de trilla, almacenamiento y transporte, por lo que, es un soporte de calidad considerable para la empresa que los posee.

Para obtener este tipo de certificaciones se requiere que la finca cafetera tenga registros de las compras de insumos, mano de obra, volumen de café pergamino seco producido, facturas de venta y, por supuesto, haber cumplido con todos los requisitos del proceso que se ha comentado anteriormente.

Tres de los certificados más importantes serían el Café Rainforest Alliance, Café UTZ Certified y el café de comercio justo o FairTrade:

Cafés Rainforest Alliance

La misión más importante de este certificado sería proteger tanto los ecosistemas como las personas mediante la transformación de las prácticas del uso del suelo, las prácticas comerciales y el comportamiento de los consumidores.

Cafés UTZ Certified:

Este certificado establece normas mundiales para la buena práctica de la producción del café. Y su misión más importante es demostrar de donde proviene el café y cómo se produjo. Con su normativa intenta responder a dos importantes preguntas de los compradores de café: ¿de dónde proviene mi café? Y ¿cómo fue producido?

Los productores de este café certificado cumplen con el código de conducta que es el conjunto de normas reconocidas internacionalmente para la siembra de café, en forma responsable, social y ambientalmente y para un manejo eficiente de la propiedad, trazabilidad y seguridad alimentaria.

Cafés de Comercio Justo o Fair Trade:

Las relaciones comerciales de este certificado están basadas en el respeto y beneficio mutuo de las partes que forman la relación comercial. Se valora el trabajo de los productores, las leyes laborales, la seguridad social, la salubridad y el respeto por la conservación de los recursos naturales.

El sello de comercio justo es una forma de cooperación comercial destinada a mejorar las posibilidades de los pequeños productores y sus organizaciones.