Café y deporte sí son compatibles

Café y deporte son elementos muy acomodados en nuestro día a día. Numerosos estudios han relacionado el consumo de cafeína y la práctica de cualquier ejercicio físico de manera positiva. Y es que son muchísimas las personas que apuestan por una vida saludable y, en definitiva, sana

Para comprender bien esta relación debemos conocer qué cantidad de cafeína es la correcta, ya que hacer un uso abusivo puede conllevar un peligro para la salud. La cafeína es una sustancia psicoactiva que afecta al sistema nervioso central. Según la FDA, un consumo moderado de cafeína nos puede beneficiar, entendiéndose como consumo moderado 3 o 4 tazas de café al día.

Hacer una ingesta controlada y moderada de cafeína nos proporciona un incremento en la producción de adrenalina, mejora el flujo sanguíneo y reduce así el dolor muscular durante el ejercicio y mejora el rendimiento. Esta tesis, aparte de por la EFSA, ha sido aceptada y compartida por la sociedad Internacional de Nutrición Deportiva.

Otro estudio realizado por la Universidad de Georgia explica que la cafeína que contiene el café ayuda a la recuperación muscular, por tanto ayuda a mitigar las temidas “agujetas”. La cafeína elimina la adenosina, sustancia que produce las agujetas tras un gran esfuerzo muscular prolongado.

Finalmente, el consumo de cafeína ayuda al desarrollo de glucosa, que es el “combustible” de los músculos. Por tanto podemos decir que el café está incluido dentro de un hábito de vida saludable y es un gran aliado a la hora de practicar deporte y hacer ejercicio. Sobre todo, cuando hablamos de ejercicios aeróbicos.