Category Archives: Curiosidades

Los posos del café, perfectos para reutilizarlos.

Cuando alguien menciona la palabra “café” lo primero que se nos viene a la mente es una taza de esta deliciosa bebida pero esta vez te vamos a contar otras formas de usar los posos que quedan de este.

Una vez filtrada la cápsula de café ya sea para Nespresso o para Dolce Gusto, podemos aprovechar el residuo de café molido que queda en los empaques para muchas cosas beneficiosas para tu salud y aquí te damos algunas sugerencias sobre que hacer con los posos, que por cierto contiene muchos nutrientes, productos orgánicos y otras propiedades físicas que pueden aprovecharse.

Abono para tus plantas.
La naturaleza del café es ácida y es por esto que los posos son perfectos para abonar ciertas plantas que requieran tierra ácida para un mejor cultivo como: las zanahorias, los rábanos, los helechos, las azaleas, las camelias, las hortensias y las gardenias, entre otros.

Espárcelo alrededor de ellas y presiona levemente con tus manos para asentar bien la tierra, tus plantas te lo agradecerán mucho.

Quita los malos olores.
Después de picar ajos o cebollas, puedes aplicar un poco de estos en tus manos, frotar suavemente y enjuagarlas. Verás como te libras de ese olor tan penetrante que dejan estas dos hortalizas.

Asimismo puedes usar los posos del café para ambientar aquellos lugares de tu casa en donde se pueden acumular malos olores como armarios, basureros, la nevera. Mete un poco de posos completamente secos en bolsitas pequeñas de tela que puedan cerrarse y colócalas en los lugares donde desees minimizar ciertos olores.

Por último puedes agregar un poco de posos a tus velas sin aroma. Después de un rato encendida, apágala y aún con la cera caliente y derretida, agrega un poco de estos y déjala enfriar. La próxima vez que la enciendas, esa vela olerá a un delicioso café.

Aleja a tu gato de tus plantas.
A los gatos no les gusta mucho el olor del café. Hierve los posos de café molido, déjalo enfriar y viértelo en un frasco con atomizador. Rocía alrededor de las plantas que él suele morder y si agregas unas cáscaras de limón, dudamos que se vuelva acercar a ellas.

Haz una mascarilla para el acné.
¡Una de nuestras preferidas! Debido a su textura, el café molido remueve las células muertas de la piel y esto hace que sea ideal para exfoliar tu rostro y también la piel de cuerpo agregando un poco de aceite de oliva para suavizarlo un poco.

Te compartimos una formula 100% natural para librarte de esos molestos granitos de tu cara.


En un pequeño recipiente de vidrio o cerámica mezcla dos cucharadas de posos de café, dos cucharadas de yogur natural sin azúcar y 1 cuchara de miel de abejas y aplica esta mezcla sobre tu rostro uniformemente.

Deja reposar alrededor de 10 minutos y luego masajea las partículas de café delicadamente con movimientos circulares. Retira con agua tibia y seca tu cara con una toalla limpia. Lo ideal es hacerla dos a tres veces a la semana para obtener mejores resultados.


Limpiar ollas y sartenes.
La textura de los posos es perfecta para cumplir esta función. Solo tienes que echar un poco de esta sobre la esponja de lavar platos, dejar unos minutos reposando y luego enjuaga con abundante agua. Verás como quita cualquier sobrante de comida. Solo asegúrate que no sea en utensilios anti adherentes porque puedes rayarlos.

¡Y aún hay más! No solo puedes aprovechar los posos, también puedes hacerlo con el empaque de la cápsula pero esas ideas te las daremos en otro artículo.

CLIC AQUI SI TE INTERESA

Cómo identificar el mejor café

Seguro que conoces a ese típico conocido “experto” en todo tipo de maridajes. Ya sea a la hora de probar un vino, de catar una cerveza o incluso de saborear un café. Conoce cada sabor, cada textura, cada aroma. O, al menos, dice conocerlo.

Nosotros, como empresa enfocada a la producción y distribución de café, sí conocemos las principales claves para saber identificar un buen café. ¿Eres un consumidor curioso? Conviértete en todo un experto teniendo en cuenta estos consejos:

  1. Color

Lo primero en lo que deberás poner el foco es su color. Piensa que cuanto más negro sea, más tostado habrá estado el grano, mientras que un color más claro significa un tiempo de tueste mucho menor. Ten en cuenta que deberás elegir un grado medio, ni poco tostado ni casi quemado. De esta forma obtendrás el mejor de los sabores.

  1. Aroma

En una bebida como el café, tan importante es el sabor como el aroma. ¿Qué notas olfativas identifican a un buen café? Los olores a tierra, madera o carbón. Algunos incluso destacan aromas a caucho, goma e incluso ceniza.

  1. Sabor

Sí, color y aroma son aspectos importantes, pero vayamos al punto más importante: el sabor. Aunque todos concebimos el café como una bebida amarga, lo cierto es que un buen café debe poseer un equilibrio entre sabores dulces y amargos. De hecho, se considera que el buen café no necesita azúcar, aunque para gustos sabores.

  1. Tueste

La fecha de tueste indica el grado de “frescura” que tiene el café. Piensa en algo similar a la fecha de caducidad, cuanto menos tiempo lleve tostado en mejores condiciones se encontrará.

  1. Recipiente

Por último y no menos importante, el tipo de recipiente en el que se sirve el café también es relevante. Los expertos coinciden en que la taza cónica es el más idóneo dado que la bebida se desliza por sus paredes.

No, el café no engorda

Siendo una de las bebidas que con mayor frecuencia se consumen, no es de extrañar que nos preguntemos si el café engorda. Hoy en día, el estado físico es una de las mayores preocupaciones de las personas, por lo que conocer el aporte calórico de los productos más consumidos se ha convertido en una información muy importante.

Respecto al café, tenemos que decir que, en sí, esta bebida estimulante no contiene una gran cantidad de calorías. Para preparar una taza café espresso se necesitan alrededor de 30 gramos de café, de los cuales solo contienen 2Kcal, una cantidad muy baja, para la cantidad de beneficios que aporta a la salud.

Entonces, si el café tiene tan pocas calorías, ¿por qué se genera tal debate? La respuesta es muy simple, el aporte calórico del café es muy bajo cuando lo consumimos solo, en el momento de añadirle ingredientes, las calorías se multiplican. Una taza de café solo con azúcar contiene 22Kcal, si le añadimos un poco de leche, convirtiéndolo en un cortado, alcanza ya las 50Kcal. En función de lo que añadamos a la taza de café, las cantidades calóricas aumentan demasiado y aunque esto depende de gustos, debemos tener en cuenta los ingredientes que añadimos, la nata, el chocolate o los licores, pueden disparar más todavía el aporte calórico.

Aunque una taza de café diaria no vaya a influir en exceso en nuestra línea, debemos ser precavidos, especialmente si consumimos entre 2 y 3 tazas diarias. Los productos que se añaden habitualmente al café suelen ser azucarados, por lo que hay que ser conscientes de aquello que estamos consumiendo. Anteponer la leche desnatada a la entera o el azúcar moreno al blanco, puede ser una de las soluciones.

Despejadas las dudas, podemos asegurar que el café no es una bebida calórica, siempre y cuando no sea adulterado por complementos externos.

Propiedades del café

Si hay algo que destacar de la segunda bebida más consumida en todo el mundo, son las propiedades que nos aporta el café. Sin importar la variedad, gusto, textura o intensidad, el café siempre ha sido reconocido como algo más que una simple bebida.

El origen de los primeros granos de café tiene lugar en Etiopía y en la Península Arábiga, y desde entonces su aroma, sabor y su efecto estimulante han formado parte de la cultura general del mundo entero. Existe una gran variedad de diferentes tipos de café, propios de diversas culturas y países alrededor del mundo que han creado un símbolo identificativo de cada región.

Una de las propiedades que más destaca del café, son los beneficios que aporta su consumo diario para la salud. Muchos estudios e investigaciones de las entidades científicas más importantes del mundo han demostrado que el hecho de tomar una taza de café al día nos protege de padecer enfermedades neurodegenerativas en un futuro y que, gracias a sus propiedades nutritivas, también nos ayuda a mantener una dieta sana y equilibrada.

Además de proporcionar un sabor y textura incomparable, el café tiene su aplicación como analgésico para los dolores musculares en general y como previsor de sufrir un problema cardiovascular. Es decir, su consumo reduce las posibilidades de tener un infarto, según investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center y la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE.UU.)

Desde la Universidad de Indiana Bloomington (Estados Unidos) también se ha demostrado que consumir café puede llegar a evitar padecer alzhéimer. Mientras que, de acuerdo con una revisión de estudios publicada en JAMA, el café también es un magnífico protector contra la diabetes.

Como puedes observar, el café puede ser la mejor opción para añadir a la rutina de tu día a día. Porque empezar la mañana con una taza de café, cambia la perspectiva para afrontar la jornada y nos da la energía necesaria para ser lo más productivos en nuestra vida.

Disfruta de la naturalidad y la pureza que ofrece el café orgánico

Son muchas las razones que pueden convencerte para que incorpores el café orgánico a tu rutina diaria. Este tiene una serie de propiedades que no solo resultan beneficiosas para la salud, además, como su propio nombre indica, este café contribuye al mantenimiento sostenible del medio ambiente.

Consumirlo no solo hará que lleves un nivel de vida más saludable, sino también estarás contribuyendo al cuidado de un correcto desarrollo en los factores ambientales. La ausencia de plaguicidas, herbicidas y cualquier tipo de abono químico en el cultivo del café orgánico hacen que se evite un gran factor de contaminación producido en el sector agrícola, por lo que a gran escala causaría grandes beneficios en el ecosistema de todo el mundo.

Como hemos comentado, hay una gran cantidad de beneficios que aporta el consumo de café ecológico de una manera rutinaria. Los beneficios más destacados son los siguientes:

  • El principal: su carácter ecológico, que le otorga a este tipo de café una frescura y naturalidad incomparables. Mantiene las cualidades en cuanto a sabor y aroma de una manera más pura que el café convencional.
  • El café orgánico aporta una gran cantidad de propiedades que resultan muy gratificantes para nuestro organismo. Contiene muchos componentes antioxidantes además de una gran variedad de vitaminas. Estas cualidades antioxidantes reducen, de una manera directa, la probabilidad de padecer enfermedades neurodegenerativas, tumorales e incluso cardiovasculares.
  • Con el consumo de café orgánico se fomenta el comercio justo, es decir, con la compra de estos cafés se apoya a familias trabajadoras que invierten mucho tiempo y esfuerzo en el cultivo de este producto natural y ecológico. Por ello este tipo de comercio crea mayor bienestar social y promueve el desarrollo de un mundo mejor.

Si estás pensando en pasarte al café ecológico, estas son algunas de las razones que seguro te van a convencer. Disfruta de la naturalidad y la pureza que ofrece el café orgánico.

Confirmado, el café beneficia nuestra salud

¿Sabías que el café es una de las bebidas más consumidas en el mundo después del agua? Se consume en todos los lugares y en todas las circunstancias ya sea en casa, en el trabajo o con amigos.

Hoy en día el café no es sólo una bebida, es una forma de vida. Su sabor, su intensidad y sus propiedades hacen que así sea.

Mucho se ha estudiado sobre los beneficios que ofrece el café. Hasta el momento, ha habido estudios contradictorios sobre la influencia del café en diversos aspectos de la salud, pero los últimos estudios han dado la vuelta a esta creencia.

Estas son algunas ventajas que comporta consumir café:

  1. Previene enfermedades

Algunas de las enfermedades son:

  • Ciertos tipos de cáncer. Muchos estudios afirmar que consumir café disminuye el riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer.
  • Diabetes tipo 2. Estudios confirman que el magnesio y el cromo contenidos en el café estimulan al uso de insulina por parte del organismo y gracias a esto, los bebedores de café presentan un menor riesgo de desarrollar esta enfermedad.
  • Protege el hígado. Beber una taza de café al día reduce en un 22% el riesgo de sufrir cirrosis.
  • Enfermedades neurodegenerativas. Estudios afirman que el café podría ser un neuroprotector y preventivo de enfermedades como el alzhéimer o el párkinson ya que la cafeína tiene la capacidad de potenciar una enzima en el cerebro capaz de proteger contra la demencia.
  1. Contiene nutrientes esenciales

Una taza de café contiene vitaminas B2, B3 y B5, es decir, el café contiene importantes nutrientes, incluyendo algunos como el magnesio, potasio y niacina. Además, aporta más antioxidantes que otros alimentos como la fruta o verdura.

  1. Mejora nuestra salud cerebral

El café actúa en el cerebro, mediante sustancias que aceleran la actividad cerebral favoreciendo aspectos como la concentración, memoria, estado de ánimo u otros aspectos relacionados con los niveles de energía. Es la sustancia psicoactiva más consumida.

Coffee Kids, la organización que apuesta por los jóvenes caficultores

En Coffee Productions apostamos fuerte por el movimiento Coffee Kids. Seguramente, os estaréis preguntando: ¿en qué consiste? ¡Os lo explicamos en este post!

Coffee Kids es la primera organización sin ánimo de lucro dedicada única y exclusivamente a la industria del café. Fue creada por un abogado que decidió dejarlo todo y empezar esta aventura.

Dedicada a mejorar la calidad de vida de las familias que viven en comunidades donde se cultiva café, actualmente están presentes en algunas partes de África, América Central y, sobre todo, Colombia. Es una organización que cuenta con más de 250 empleados en su red de países.

En Coffee Kids tienen como objetivo trabajar con los demás, ayudarles a despegar profesionalmente y concienciar a las personas de que pueden conseguir aquellos objetivos que se han propuesto.

¿Sus tres principales consignas? Ayudar, facilitar y educar.

Ayudar: fomentando el espíritu emprendedor y creativo de las nuevas generaciones de caficultores. Hombres y mujeres aprenden cómo aplicar su creatividad e ideas para así desarrollar sus proyectos superando las barreras. Por ejemplo, se dedican a aplicar técnicas que aumenten el rendimiento y calidad del grano, fomentando su formación para que ofrezcan un producto de gran calidad.

Facilitar: financiación gracias al apoyo de las comunidades de donantes con la que cuentan para poder financiar sus programas. Además, Coffee Kids establece vínculos con empresas de café con éxito para que puedan aportar a estos jóvenes agricultores sus experiencias y métodos para poder desarrollar las nuevas dinámicas.

Educar: para proseguir con el compromiso de proteger el futuro del café estableciendo programas sostenibles. También se desarrollan actividades para que aprendan a leer, escribir u otras actividades como la elaboración de pan o textiles.

En definitiva, Coffee Kids es una plataforma que aboga por la justicia social y el desarrollo profesional enfocado directamente a la industria del café. Porque en Coffee Prod nos preocupan nuestros caficultores, sin ellos nuestro producto no sería posible.

Te sorprenderá el origen del café Espresso

Que el café es una bebida consumida a lo largo de toda la historia ya lo hemos mencionado varias veces en nuestro blog. Un fenómeno viral que, lejos de pasar de moda, sigue manteniéndonos enganchados día a día. Pero, ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene el café Espresso? Probablemente se trate de la modalidad más consumida en todo el mundo. Desvelamos su origen en este artículo.

Para encontrar el nacimiento del café Expresso debemos remontarnos 1906, concretamente a Milán. Esta ciudad del norte de Italia acogía su Feria Internacional cuando Luigi Bezzera y Desiderio Pavoni presentaron al mundo el Espresso como bebida comercial.

El término Espresso (Expreso en español) surgía de la elaboración de este, puesto que suponía un avance realmente notorio. Se especula que el principal objetivo de Bezzera era acortar los descansos que se cogían sus empleados para tomar café. Por ello, su máxima motivación era el aumento de la productividad en su compañía.

Se preparaba moliendo muy finamente los granos de café y presionándolo en una máquina mediante agua atemperada. No obstante, los inicios no fueron del todo buenos. De hecho, en 1938 se patentó la que es considerada la primera cafetera moderna. Conseguía hacer fluir el agua sobre el café ya molido.

No obstante, la crema que desprendía, muy representativa del Espresso, no era muy bien acogida por los consumidores. Algunos incluso la apartaban, la consideraban mala.

Hoy en día el Espresso se ha convertido ya casi en un estilo de vida. Es uno de los principales atractivos de Italia. De obligada necesidad es disfrutar del ambiente en las cercanías del foro romano mientras degustas el tradicional Espresso italiano.

Pero, más allá de Italia, es un fenómeno mundial. Uno de los cafés más degustados a lo largo y ancho del mundo.

Viajamos por Europa para conocer sus cafés más representativos

Tipos de café hay muchos, tantos como formas de tomarlo. Y es que el café es una bebida tan universal que incluso cada país lo ha adaptado sus costumbres. En este artículo damos una vuelta por Europa y recogemos los cafés europeos más representativos del viejo continente. ¡Haz la maleta que nos vamos de viaje!

Empezamos por Italia. Porque hablar de café es hablar de Espresso y, sin duda, este país mediterráneo es la cuna del Espresso. Se trata de un café muy corto que, según la tradición, debe ser bebido de un sorbo. Su sabor es intenso, aunque mucho menos que otros también típicos romanos como el Stretto o Ristretto. También el Capuccino y Latte son típicos café con leche italianos.

Seguimos nuestro viaje y hacemos un obligado stop en una de las ciudades más atractivas del continente: Viena. Su café más representativo: el café vienés. Se trata de un café expreso cubierto con nata batida o montada. Aunque esta es la receta original, hoy en día existen multitud de variedades.

La siguiente parada: Grecia. A pesar de que muchas recetas de café con sabores dulces son comercializadas bajo el nombre de Frappe, el auténtico y original es el de Grecia. Este es preparado agitando café instantáneo, azúcar y agua hasta conseguir un compuesto espumoso.

Nos desplazamos al centro del continente, a uno de los países más importantes del mundo: Alemania. Los germanos son famosos por su Eiskaffe: café instantáneo servido en copa al que se le añaden dos bolas de helado con virutas de chocolate e incluso nata.

Más al norte, en Suecia, combinan café con tónica. Una mezcla refrescante conocida como Kaffe Tonic. En Suiza encontrarás el Schümli, café con una ligera capa de crema servido en tacita.

Y, ya volviendo a España, encontramos el famoso “relaxing cup de café con leche en Plaza Mayor”. Aunque bañar el café con un chorrito de leche es originario de nuestro país vecino: Portugal. Allí nuestro cortado es conocido como Café Pringado, mientras que el café con leche es conocido como Meia de Leite.

La historia del café

Como toda buena historia este producto deja al descubierto un extenso recorrido que comienza de Arabia hasta llegar a la bella Italia antes de adquirir el vocablo por el cual lo distinguimos en el idioma español: café.

Este producto nace de un árbol llamado cafeto. Y como las mejores viñas que producen el mejor vino tan solo en condiciones únicas, esta planta solo se produce en determinadas regiones situadas en climas subtropicales y en terrenos entre 600 y 1700 metros de altitud con clima caluroso y húmedo.

La semilla de este árbol se conoce como café, los cuales, tostados o molidos, son usados principalmente para preparar y tomar como infusión. El consumo de café se inició en Etiopía, donde se preparaban infusiones con sus hojas y frutos, mientras que los granos de café eran mascados. Curiosamente, en la actualidad los siguen mascando en territorios de África.

Los pueblos de religión y cultura musulmana jugaron un papel muy importante en la difusión del consumo del café y su cultivo fue muy importante, particularmente los árabes. La dispersión del café a Arabia ocurrió entre el siglo VIII y el siglo XIII y fueron los árabes quienes, hacia el siglo XV, lo consumieron primero.

Con la llegada de la Revolución Industrial, y en especial en el siglo XIX, se generaron los mayores avances en el procesamiento del café debido al auge de métodos mecánicos de tueste, molienda y preparación.

A principios del siglo XX se desarrollaron también métodos de conservación y empaque que permitieron desarrollar la expansión de su consumo a lo largo del siglo XX.

Recientemente, y gracias al desarrollo en tiendas de café, el consumo de este producto retomó uno de sus más importantes atributos, el de ser una bebida social, posicionándola entre los consumidores de las nuevas generaciones.