Elecciones generales del café

Elegir un buen café

Siempre hemos tenido la capacidad de elegir entre la multitud de opciones que existen en el mercado. Entendiendo y diferenciando entre me gusta o no me gusta, pero el café es mucho más que un sabor, un aroma o un “vicio”.

Hay multitud de orígenes detrás, que nosotros nos encargamos de seleccionar para que el consumidor pueda degustar el sabor. Origenes que diferencian un buen café de otro que no lo es tanto y que se basan en unas series de características; sabor, aroma , cuerpo.

En cuanto al sabor se diferencian características tales como un sabor acido, dulce, suave, afrutado, pronunciado… dulce, salado, acid, amargo.

El cuerpo; es la sensación que tenemos al introducir el café en la boca, la densidad que tiene el mismo. Su sensanción se da en las papilas gustativas y se presenta con más facilidad en cafés fuertes y consistentes.

El aroma; es la mezcla entre el gusto y el aroma. La esencia que expulsa este elixir al realizarse. En el momento del tueste aparecen 700 componentes aromáticos distintos. (Acaramelado, achocolatados, cereal…)

También existen apreciaciones visuales; el color del café y el aspecto.

En cuanto al color puede variar de un color marrón a negro, dado que dependerá el nivel de tueste. Puede ser Limpio, claro, luminoso, mate, apagado.

Estos aspectos comentados son los que pertenecen tras el proceso de tueste del producto pero hay una preselección en el mismo grano verde y en el tueste que predomina en el sabor, aroma y cuerpo que finalmente se disfruta.