Café sensorial. Aromas con sabor.

El aroma del café es algo que, sin lugar a dudas, le caracteriza. Mucha gente atribuye esa esencia a un recuerdo; «Mi madre lo primero que hacía era preparar la cafetera e impregnaba toda la casa de ese olor que sin quererlo cada día necesito en mi vida», por ejemplo.

Bien, hoy en día muchas marcas utilizan un perfume, olor, para caracterizar e identificar en la mente del consumidor su producto/servicio aportando así información acerca de éste, el cual siempre será más fácilmente memorizable si se utilizan varios sentidos a la vez.

Por otro lado, se ha podido comprobar que se recurre mucho en los establecimientos a compras de estas esencias para que el cliente, potencial, que pasa por el lugar en cuestión caiga en la tentación de saborear ese aroma. Se impregna de ese olor y decide consumir, bien un producto o un servicio. Muchos canales de hostelería depositan «fragancia de café» en sus conductos de ventilación para así llamar la atención de los viandantes y que disfruten de «un café recién hecho», llegando al inconsciente y pudiendo recrear ese recuerdo de la infancia donde «su madre lo primero que hacía nada más levantarse era preparar la cafetera e impregnaba toda la casa de ese olor que sin quererlo cada día necesita en su vida».

Coffee Productions, donde el aroma, sabor y calidad van de la mano.

 

Deja una respuesta