Tag Archives: coffee cup

El café y el embarazo, es cuestión de no excederse.


¿Puedo seguir tomando café durante el embarazo?
Sin duda una de las interrogantes más frecuentes cuando llega la gran noticia que una mujer, será madre.


Durante décadas el consumo del café durante el embarazo no era recomendando pero siendo muy objetivos y basándonos en los recientes estudios, concluimos que ha sido no debemos exagerar ni tener miedo infundados acerca de lo perjudicial que puede ser el café para el organismo de una mujer en estado gestante.

Si teneís el hábito de tomar una o dos tazas de café diarias, todo seguirá igual pero si lo tuyo era, superar las tres tazas entonces es hora de que consideres un cambio en tu ingesta de café. Nuestra recomendación es que lo hagas gradualmente tal y como te lo vamos a explicar en el siguiente infográfico.

También debes tener en cuenta que medir la cantidad en tazas es algo complejo ya que depende de el tamaño de la taza y de lo concentrado del café. No es lo mismo un espresso italiano que café cortado o un carajillo, por ejemplo.

¿Qué dicen los estudios?

Estudios recientes indican que tomar más de 150 a 250 miligramos (de 1 a 2 tazas de café aprox.) de cafeína al día durante el embarazo deja de ser saludable ya que que el principal problema radica en que el organismo de una mujer embarazada tarda hasta 18 horas en eliminar los efectos de la cafeína en su cuerpo, mientras que una persona convencional lo hace máximo en 6 horas. Es decir que el estado de alerta es mucho mayor en el caso de una mujer embarazada.

De igual manera, recuerda que la cafeína también se encuentra en otros alimentos como: el té, el chocolate, gaseosas de cola, las bebidas energizantes e incluso algunos medicamentos pero no hay que preocuparse demasiado, recuerden que 250 miligramos de cafeína equivalen a: 5 tazas de té, 6 latas de refresco o 300 grms de chocolate.

¿Qué problemas puede traer el consumo excesivo de cafeína?

Tomar cantidades elevadas de cafeína durante el embarazo se ha asociado a algunos problemas que afecten directa e indirectamente a la madre y al feto. Entre ellas están:

  1. El crecimiento y el desarrollo del bebé
  2. Aumento del riesgo de aborto espontáneo.
  3. Gastritis y molestias estomacales.
  4. Somnolencia e irritabilidad.
  5. Estrés.

El café y la lactancia.

Cuando se comienza la etapa de la lactancia, la dieta de la mamá es mucho más flexible que la recomendada durante el embarazo y aunque en esta etapa, el café no se considera una bebida prohibida, debemos saber que el exceso de cafeína que contiene sí puede pasar al bebé través de la leche, llegando a percibir entre 7 y 10% de la cantidad que fue consumida por la mamá, por ello es importante que el consumo del café sea con moderación.


El hecho de que una mujer embarazada haya tomado una o dos tazas de café algún día, no quiere decir que su bebé tendrá problemas. El consumo de cafeína en pequeñas cantidades no traerá grandes problemas durante el embarazo, sin embargo, si una mujer consume cafeína debería comentarlo con su médico para conocer su opinión.

 

CÓMO CATAR UN CAFÉ CORRECTAMENTE

 

CÓMO CATAR UN CAFÉ CORRECTAMENTE

Como en cualquier tipo de catación, esta empieza con el examen visual del producto que vamos a evaluar. Este primer examen nos proporciona  información muy importante acerca del blend y deberemos empezar ya a hacer las anotaciones oportunas, (punto de tueste, tamaño medio del grano, aspecto visual general,  así como cualquier otra particularidad que estimemos oportuna).

Una vez examinado visualmente, procederemos a evaluar el aroma del blend en grano, riqueza, amplitud, etc. y realizaremos las correspondientes anotaciones.

Al igual que en la catación de cafés a la brasileña, las muestras han de molerse por separado. Para esto, se pesaran los 6/7 gramos de café individualmente y se procederá a realizar la molienda con el punto de molido adecuado para este tipo de extracción y teniendo especial cuidado de limpiar el molino después de moler cada muestra.

Con las muestras recién molidas, evaluamos la fragancia del café molido así como las posibles distorsiones entre las muestras, anotando también toda la información obtenida y procedemos a depositar cada muestra en el porta filtro correspondiente para comenzar la extracción. Es conveniente realizar las extracciones de una en una para que la valoración sea lo mas fiable posible al no interferir una muestra con otra.

Por supuesto, para realizar la extracción, es imprescindible que todos los parámetros y metodología que definen  a un espresso (y que entiendo se tratarían en un capitulo aparte) se ejecuten con el máximo rigor, (limpieza, tiempos de extracción,  temperaturas, presiones, prensado, dosis y calidad del agua, tazas calientes, etc.)

Recién realizada la extracción, el primer aspecto a valorar debe ser la crema. Observaremos su estructura, consistencia, persistencia, color, etc.

Una vez realizadas todas las extracciones procederemos a seguir los siguientes pasos:

Paso 1.- Aroma

El aroma de la bebida debe evaluarse cuantitativa y cualitativamente.

Paso 2.- Probando la bebida

Se procede a probar la bebida para valorar cuerpo, acidez,  sabor, gusto residual y equilibrio de la misma, teniendo también en cuenta la cantidad y la calidad de estas sensaciones.

A diferencia de la catación por el método de infusión, la cata de espresso se realiza de la misma forma que el consumidor va a tomar la bebida, con excepción de la adición de azúcar, es decir, se beberá directamente de la taza un sorbo de café y se tragará como se hace con cualquier bebida preparada.

Al tratarse de una tipo de preparación que ofrece una bebida mas concentrada y que satura en mayor medida los órganos sensoriales del catador, es conveniente  realizar la catación con un número de tazas limitado que podría ser de 3 ó 4 por blend y de 1 o 2 blends por sesión.

Paso 3.-  Uniformidad y limpieza.

En este paso se evalúa la uniformidad de las tazas, así como la presencia o no de algún elemento relacionado con la limpieza, anomalía en la extracción, entre otras.

 

Esperamos que hayáis disfrutado con este artículo tanto como nosotros.

¡No os perdáis próximamente las noticias relacionadas con el café!

El café es un ritual

El mundo del café está cambiando. Es un hecho real. La gente ya no consumimos de la misma forma y nos permitimos el lujo de juzgar porque hemos aprendido a diferenciar sabores, ya sabemos cuando un café está malo y bueno, amargo, suave, fuerte…

También al pasar más tiempo en casa podemos comprar un café mejor que los que ofrecen en locales adaptados a ello y por un precio inferior… tenemos la posibilidad de elegir, de saber lo que consumimos. Ya no es necesario que preparemos una cafetera y que sobre café para una persona, ahora gracias a las cápsulas de café podemos consumirlo de una forma fácil, limpia y rápida.

El consumidor se ha dado cuenta de la amplia gama de café que está a su disposición. Ha decidido indagar, probar, comparar, desechar y aconsejar.
Nuestra vida va rápido al igual que la forma de consumir cualquier producto y el café ha pensado en lo que quiere el consumidor.